viernes, 20 de abril de 2012

VERSICULOS BIBLICOS DE ALIMENTO EN TIEMPOS DE ANGUSTIA

campaña financiera marzo 2011 banner 728px

Versículos Bíblicos de Aliento en Tiempos de Angustia

[Imprimir][Enviar x Email]Algunos versículos bíblicos que nos ayudan a fortalecer nuestra fe en tiempos adversos.
…invócame en el día de la angustia; te libraré, y tú me honrarás.
Salmos 50:15
Porque él me ha librado de toda angustia,
y mis ojos han visto la ruina de mis enemigos.
Salmos 54:7
Me invocará, y yo le responderé;
con él estaré yo en la angustia;
lo libraré y le glorificaré.
Lo saciaré de larga vida, y le mostraré mi salvación.
Salmos 91:15-16
Desde la angustia invoqué a Yavéh,
y me respondió Yavéh, poniéndome en lugar espacioso.
Yavéh está conmigo;
no temeré lo que me pueda hacer el hombre.
Salmos 118:5-6
Si anduviere yo en medio de la angustia, tú me vivificarás;
contra la ira de mis enemigos extenderás tu mano,
y me salvará tu diestra.
Yavéh cumplirá su propósito en mí;
tu misericordia, oh Yavéh, es para siempre;
no desampares la obra de tus manos.
Salmos 138:7-8
Invoqué en mi angustia a Yavéh, y él me oyó;
desde el seno del Seol clamé,
Y mi voz oíste.
Jonás 2:2
Cuando mi alma desfallecía en mí, me acordé de Yavéh,
y mi oración llegó hasta ti en tu santo templo.
Los que siguen vanidades ilusorias,
su misericordia abandonan.
Mas yo con voz de alabanza te ofreceré sacrificios;
pagaré lo que prometí.
La salvación es de Yavéh.
Jonás 2:7-9
Yavéh es bueno, fortaleza en el día de la angustia;
y conoce a los que en él confían.
Nahum 1:7
¿Quién nos separará del amor de Cristo?
¿Tribulación, o angustia,
o persecución, o hambre,
o desnudez, o peligro, o espada?
Romanos 8:35
Aflicción y angustia se han apoderado de mí,
mas tus mandamientos fueron mi delicia.
Justicia eterna son tus testimonios;
dame entendimiento, y viviré.
Salmos 119:143-144
Con mi voz clamaré a Yavéh;
con mi voz pediré a Yavéh misericordia.
Delante de él expondré mi queja;
delante de él manifestaré mi angustia.
Cuando mi espíritu se angustiaba dentro de mí,
tú conociste mi senda.
En el camino en que andaba, me escondieron lazo.
Mira a mi diestra y observa,
pues no hay quien me quiera conocer;
no tengo refugio, ni hay quien cuide de mi vida.
Clamé a ti, oh Yavéh;
Dije: Tú eres mi esperanza,
y mi porción en la tierra de los vivientes.
Escucha mi clamor, porque estoy muy afligido.
Líbrame de los que me persiguen,
porque son más fuertes que yo.
Saca mi alma de la cárcel,
para que alabe tu nombre;
me rodearán los justos,
porque tú me serás propicio.
Salmos 142




Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada